Summarize

En ciencia sus aportes son reconocidos por la comunidad física mundial.

(www.neomundo.com.ar / Fuente: Instituto Balseiro, CAB) El físico teórico más famoso del siglo XXI acaba de fallecer luego de contradecir, por más de medio siglo, los pronósticos de una breve vida.

En la ciencia, los aportes de Stephen Hawking son reconocidos por la comunidad física mundial. Pero además, en la cultura popular, se ganó un lugar en los corazones de la gente como un ícono de la cosmología en los medios, la TV y el cine.

Hawking con sólo 21 años, fue diagnosticado de una enfermedad que afecta las neuronas motoras y que lo dejaría en silla de ruedas. A pesar del pronóstico de que viviría sólo un par de años, Stephen Hawking continuó por más de medio siglo con sus estudios en el campo de la física, y logró destacarse a nivel mundial como referente del estudio de los agujeros negros y del Big Bang, mezclando la teoría de la relatividad general con la teoría de la mecánica cuántica. Ahora bien, ¿por qué genera en la gente tanta admiración?

Los Simpsons, The Big Bang Theory y Star Trek en la televisión, y la Teoría del Todo en el cine son sólo algunos ejemplos de su impacto en la cultura popular. Autor de varios libros de divulgación, como “Breve historia del tiempo”, hoy es visto como un heredero de grandes físicos como Kepler, Copérnico, Galileo, y Einstein. Entre sus logros, ocupó el sillón de Isaac Newton en la Universidad de Cambridge y se dio gustos como recorrer el mundo y hasta sentir la microgravedad. En esa ciudad murió hoy, a los 76 años.

“Hawking hizo contribuciones importantísimas en temas relacionados con la interacción gravitatoria. En la década del 60, demostró teoremas muy generales relacionados con la existencia de singularidades en la Teoría de la Relatividad General de Einstein”, cuenta Diego Mazzitelli, uno de los profesores del Instituto Balseiro consultados para esta nota y que participó en una conferencia dictada por Hawking en el Centro Internacional de Física Teórica.

“En particular, demostró que concentraciones muy grandes de materia/energía, algo que llamamos ‘colapso gravitacional’, dan lugar a la formación de agujeros negros. También probó que los modelos cosmológicos, extrapolados hacia atrás en el tiempo, dan lugar, bajo condiciones muy generales un ‘Big bang’ o una singularidad inicial”, agrega Mazzitelli, que es investigador del CONICET en el grupo de Física de Partículas y Campos del Centro Atómico Bariloche.

Considerando efectos de mecánica cuántica en presencia de agujeros negros, Hawking demostró años después que los agujeros negros no son negros, sino que emiten radiación. Ese fenómeno hoy se conoce como radiación de Hawking. “Si bien esta radiación es muy chica como para ser observada en agujeros negros astrofísicos, tiene una gran relevancia en estudios teóricos que apuntan a compatibilizar la interacción gravitatoria con la mecánica cuántica”, dijo Mazzitelli, que investiga en Teoría cuántica de campos y gravitación.

“Sin duda fue uno de los científicos más reconocidos popularmente. Y es llamativo como pudo mantener esa condición a pesar de la terrible enfermedad que padeció”, agregó el físico. Y recordó que a lo largo de su carrera hizo algunas afirmaciones polémicas, como predecir el fin de la física teórica basándose en la supergravedad, e incluso realizó apuestas fallidas, incluyendo que no iba a descubrirse la partícula de Higgs, o que no se encontraría evidencia para la existencia de agujeros negros.

Silvia Mollerach trabaja en el campo de los rayos cósmicos de altísimas energías y es docente en el Balseiro. Comparte con Hawking haber tenido al mismo director de doctorado. Ella se doctoró en 1990 en la Scuola Internazionale Superiore di Studi Avanzati, en Trieste, Italia, bajo la dirección del físico británico Dennis Sciama, profesor de Oxford y anteriormente de Cambridge, donde dirigió a Hawking.

“Hawking hizo aportes fundamentales en la comprensión de efectos cuánticos en agujeros negros y en cosmología. En este último campo estuvo entre los primeros que estudió cómo fluctuaciones cuánticas en el universo primordial podían dar lugar a las inhomogeneidades iniciales en la densidad de energía en el universo, que luego originaron por acreción gravitatoria las galaxias y otras estructuras observadas”, reflexiona Mollerach, que trabaja en el mismo grupo que Mazzitelli en el CAB.

“Esa idea, de poder explicar las estructuras más grandes del universo a partir de fluctuaciones cuánticas, me resultó muy interesante e inspiró en mi juventud mi trabajo de doctorado en esos temas”, cuenta la investigadora del CONICET ante la consulta de si Hawking había influido de alguna manera en su carrera. Y agrega: “Sin duda inspiró a mucha gente a conocer más sobre el universo”.

Comentarios