Summarize

Con la transferencia tecnológica de la Fundación Oswaldo Cruz de Brasil, instituciones públicas de ciencia y salud aportarán recursos humanos.

(www.neomundo.com.ar) El ministro de Ciencia Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, Lino Barañao; junto con su par de Salud, Adolfo Rubinstein; la interventora de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud  (ANLIS) “Dr. Carlos Malbrán”, Claudia Perandones; el  titular de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), Carlos Chiale y el presidente de la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos (ANLAP), Adolfo Sánchez de León, firmaron hoy en la sede de ANLIS un convenio para la producción nacional de la vacuna contra la fiebre amarilla.
 
Se estima que la demanda inicial para la producción de la vacuna será de aproximadamente 5 millones de dosis.
La primera producción estará en el último trimestre de 2019. 
El proyecto implica una inversión de  250 millones de pesos.
 
TRANSFERENCIA
La fabricación local se realizará con la colaboración de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) de Brasil  que cuenta con el Instituto de Tecnología en Inmunobiológicos (Bio-Manguinhos), uno de los principales productores de la  vacuna que transferirá tecnología y conocimiento.

CADA VEZ MÁS COMUN
Barañao manifestó que “hoy tenemos algo que debería ser la norma pero que lamentablemente no es frecuente en la historia argentina que es firmar convenios entre ministerios e instituciones como el Malbrán que tiene hoy la capacidad para dar respuesta a un problema como la fiebre amarilla”. Y agregó: “Este es un ejemplo muy claro de la importancia de tener en el país un sistema científico-tecnológico que cuente con los recursos humanos para dar una respuesta eficiente”.

Por su parte, Rubinstein expresó que “este convenio es una enorme muestra de generosidad de la Fundación Fiocruz que gratuitamente cede el conocimiento para que sea utilizado en Argentina con el objetivo claro de cubrir la creciente demanda de vacunas para la fiebre amarilla que existe en la región producto del cambio de las condiciones de vida y del cambio climático”.
 
El ministro de Salud también destacó la importancia de la colaboración Sur-Sur ya que “estamos muy acostumbrados a la colaboración Norte-Sur donde en general los países en desarrollo reciben la transferencia tecnológica de los países en desarrollo pero muchas veces las características del norte y del sur hacen que esa traducción sea más difícil por lo que en este caso al tratarse de dos países hermanos y vecinos, las similitudes permitirán acelerar enormemente los pasos”.

Comentarios