Home Agenda
923

Ansiedad, depresión, pérdida de audición, problemas visuales, lesiones articulares, problemas de sobrepeso e insomnio son sólo algunos de los inconvenientes que sobrevuelan al uso cada vez más frecuente de las nuevas tecnologías y al surgimiento de nuevos dispositivos que, nos facilitan la vida pero al mismo tiempo, nos la complican. Ya nos lo había anticipado la OMS en el mes de abril, con la sugerencia de prohibir el acceso a las pantallas de los bebés menores 2 años, añadiendo que aquellos que superen esa edad y tengan hasta 5, deberán hacerlo con recaudos y siguiendo las siguientes recomendaciones:

Bebés menores de un año
*Al menos 30 minutos boca abajo a lo largo del día.
*No pasar más de una hora sujetos (en cochecitos, sillas o portabebés).
*No se deben usar pantallas.
*Los bebés de 0 a 3 meses deben dormir entre 14 y 17 horas al día. Los de 4 a 11 meses deben dormir de 12 a 16 horas al día.
Niños de 1 y 2 años
*Al menos tres horas de actividad física a lo largo del día.
*No pasar más de una hora sujetos (en cochecitos, sillas o portabebés).
*No se deben usar pantallas hasta los dos años y después, durante una hora al día como máximo
*Dormir de 11 a 14 horas al día, incluyendo siestas
Niños de 3 y 4 años
*Al menos tres horas de actividad física, de las que una hora debe ser de intensidad moderada a vigorosa
*No pasar más de una hora sujetos o estar sentados durante mucho tiempo.
*No más de una hora de pantallas al día.
*Dormir de 10 a 13 horas.

Consultamos con la Licenciada Melina Menichelli, docente en la Dirección de capacitación en materia de drogas de la Secretaria de Políticas Integrales sobre drogas de la Nación Argentina (SEDRONAR), sobre los cuidados a tener en cuenta por parte de los adultos para prevenir las consecuencias por el mal uso y el abuso y expresó: “La limitación en el uso de los dispositivos está relacionada con las necesidades primarias que requiere el ser humano para su desarrollo. Recordemos que la estructuración del psiquismo está destinada a constituirse enteramente en la relación con el otro, a partir de sus cuidados y el sostén emocional. Sabemos que el desarrollo del ser humano se va logrando progresivamente en cuanto al aprendizaje del dominio del propio cuerpo, del pensamiento y el lenguaje. Sin embargo, el ser humano tiene una fascinación por la imagen que antecede a la propia capacidad de procesar los estímulos que ve. Es decir que, un bebé de 6 meses puede ver en una pantalla un video y sentirse atraído y entretenido por él aun cuando no pueda procesar esa información y no tenga dominio de su cuerpo”,

“Estamos sobrecargando con estímulos que exceden su capacidad de representación y procesamiento, por un lado, y por otro, no contribuyen a construir la capacidad simbólica. No es lo mismo mostrarle un video desde un dispositivo electrónico que sentarse a jugar con el niño, por ejemplo. En el juego con otros se produce lo más esencial del desarrollo, se aprende a representar en ausencia del objeto, se conoce el mundo, se procesan los conflictos o dificultades con las que se enfrenta el infante con el mundo, y todo esto se produce en una interacción activa que involucra a un otro. El entretenimiento desde las pantallas deja del niño en una posición pasiva desde la que no puede crear ni transformar su mundo, lo que produce sensaciones de ansiedad, deterioro del juego simbólico y el lenguaje, como principales señales de alarma y consecuencias de una excesiva exposición al entretenimiento a través de pantallas”.

Ahora, si en vez de centrarnos solamente en el niño, ponemos el foco en el ejemplo que le damos los adultos, la cosa se pone más difícil. Según la experta, “lo que los niños demandan es la atención de los adultos que muchas veces la sienten extraviada en alguna pantalla. Por lo que es importante, observar este pedido de mirada para poder responder a él a través del encuentro con el otro y a través del juego, fundamentalmente si hablamos de la primera infancia”.

Otro término que tomó trascendencia durante los últimos años es el conocido “sharenting”, que proviene de share (compartir) y parenting (paternidad) y consiste en documentar las primeras sonrisas, palabras, pasos y cada una de las anécdotas de los más pequeños en Facebook, Instagram y otras redes sociales. Esta práctica aparentemente inocente llevada a cabo por parte de los familiares, puede ocasionar problemas de marcada gravedad a futuro, como proveer a las empresas de datos de material para su mal uso o suministrar imágenes que fomenten el acoso por parte de adultos pedófilos. En relación a este tema, Menichelli expresó: “Es importante que comprendamos que el problema no es tecnológico, sino social. Reducirlo a la forma en la que usamos los artefactos es una simplificación. Hay una fuerza cultural que impulsa a mostrar la intimidad y hacer un espectáculo con ella, a la tiranía del yo y la instantaneidad. Son algunas de las características de nuestro siglo, que delimitan nuestras subjetividades actuales”.

La Licenciada Melina Menichelli, dirige el curso sobre CONSUMOS PROBLEMÁTICOS DE NUEVAS TECNOLOGÍAS de la Universidad ISALUD, el cual aborda el tema analizado y a través del cual quienes lo realicen obtendrán herramientas para intervenir desde el ámbito profesional y personal a partir de casos de usos compulsivos y problemáticos con las nuevas tecnologías: “Este curso busca en principio problematizar nuestra relación y uso con los dispositivos tecnológicos actuales. ¿Qué significa esto?, que podamos interpelar nuestros actos, comprender las necesidades humanas propias del desarrollo, conocer cómo están diseñadas estas plataformas de entretenimiento para que podamos decidir y limitar su uso de acuerdo a la singularidad de cada persona o familia, porque todas las plataformas de contenidos y entretenimientos lo que buscan es que los usuarios pasen la mayor cantidad de tiempo en los dispositivos y para ello utilizan mecanismos persuasivos generando un interés continuo”.

El curso, de modalidad virtual, dará inicio el próximo 15 de octubre y estará estructurado en 4 módulos. Podrán recibir más información a través del siguiente link: http://www.isalud.edu.ar/capacitacion-virtual/consumos-problematicos-de-nuevas-tecnologias