Home Destacada 4 de cada 10 personas tienen algún problema que perturba su sueño

4 de cada 10 personas tienen algún problema que perturba su sueño

441
Dormir juntos es saludable para la calidad del sueño.
Dormir juntos es saludable para la calidad del sueño.
  • Los trastornos del sueño constituyen hoy una epidemia global que afecta la salud y la calidad de vida de las personas.
  • Se estima que hasta un 45% de la población sufre algún tipo de problema que perturba o disminuye la calidad de sueño.

Para poder vivir es necesario dormir diariamente una cierta cantidad de horas. Sin embargo, son pocos los que lo hace “bien”: una encuesta realizada en 2018 dio un resultado pesadillesco: en promedio el 75% de los encuestados en Argentina -y en otros países de la región incluyendo Chile, Brasil, Colombia y México- padecen algún tipo de trastorno del sueño que puede ir desde el insomnio al ronquido, desde la apnea al síndrome de las piernas inquietas. Y los que no sufren esos síntomas indicaron estar descansando menos horas de las recomendadas para un buen descanso.

Respetar un período de sueño saludable es esencial en todas las etapas de la vida. La doctora Vivian Leske, jefa de Clínica de la Unidad de Sueño en el Hospital Garrahan, recordó que “si su hijo ronca, hace pausas al respirar o presenta cambio de color en su piel, los padres deben consular al pediatra. Lo mismo si tiene pesadillas reiteradas, es sonámbulo, presenta movimientos llamativos durante su sueño, duerme demasiadas horas o se duerme en la escuela o jugando”.

Ocurre algo parecido en el otro extremo de la vida. “Las personas mayores necesitan dormir aproximadamente la misma cantidad de horas que los adultos, es decir, de siete a nueve horas por noche. Sin embargo, suelen acostarse más temprano y levantarse más temprano que cuando eran más jóvenes”, explicó el clínico Simón Fernández Nievas, Director Médico de “En Casa”, una organización especializada en el cuidado de adultos mayores. Y agregó: “hay varias razones por lo que luego de los 65 años las personas no pueden dormir lo suficiente. Y entre ellas se destacan el sentirse enfermo o dolorido y también puede ser una consecuencia del efecto secundario provocado por algún medicamento”. El experto contó también que a partir de esta edad “puede ser más difícil quedarse dormido y es usual pasar más tiempo total en la cama, mientras que la transición entre el sueño y despertarse con frecuencia es abrupta, lo que causa una sensación de que el sueño es más ligero”.

En todas las edades, pero especialmente en la adolescencia, el uso excesivo de dispositivos digitales afecta a la calidad del sueño. Un estudio reciente hecho en jóvenes de 12 a 18 años demostró que el uso de pantallas afectó negativamente al sueño nocturno, provocó somnolencia diurna y una disminución en el rendimiento académico. La investigación la coordinó Daniel Pérez Chada, profesor de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral e incluyó a 1.257 adolescentes argentinos. En ellos se registró su exposición diaria a diversas actividades basadas en la pantalla, incluidos el uso de videojuegos, las redes sociales y la televisión. Los resultados demuestran somnolencia diurna en el 71% de los participantes y fracaso académico en el 41 %.

Dormir las horas correctas es fundamental para el buen funcionamiento fisiológico de las personas, y es un tiempo imprescindible para favorecer el proceso de aprendizaje y de consolidación de la memoria. En adolescentes se ha demostrado que son necesarias entre 8 y 10 horas de sueño nocturno a fin de permitir los mecanismos de consolidación de lo aprendido.

Para optimizar el tiempo de descanso, existen varias recomendaciones. Pablo López, psicólogo y coordinador del programa de tratamiento del insomnio en INECO, aconseja “generar una rutina antes de acostarse, para que el organismo pueda acostumbrarse a un horario, incorporando hábitos que le marquen la llegada del momento de iniciar el sueño y lo predispongan. Es clave, para poder dormir bien, establecer horarios regulares para acostarnos y para levantarnos”, concluyó.

Enrique Garabetyan

* Las imágenes de Neomundo se capturan y editan con un dispositivo Motorola G 41