Summarize

Evitar el cáncer en Argentina se vuelve cada vez más caro: los cigarrillos son más baratos por tener menores impuestos.

Cada trece minutos muere un argentino a raíz del tabaco. A esto se suma el deterioro que provoca el tabaquismo en la calidad de vida y los enormes costos que acarrea el tratamiento de los daños en la salud.

La cantidad de personas afectadas por el tabaquismo es tan abrumadora que un pequeño descenso en el consumo de cigarrillos tiene un alto impacto en la cantidad de vidas que se salva y la calidad que se mejora. En efecto, la disminución del consumo de tabaco es la medida más costo-efectiva que puede tomar una sociedad para evitar o prevenir daños y muertes.

Sin embargo, nuestros legisladores acaban de aprobar la reducción de los impuestos al tabaco dentro de la reforma tributaria. Si bien la reducción es pequeña, ello llevará a un mayor consumo.

Siendo tan alto el número de argentinos que consumen tabaco el daño crecerá significativamente. La decisión de los legisladores va de contramano a las medidas que se vienen tomando en las últimas décadas en el mundo entero, las cuales han logado una paulatina disminución del consumo de tabaco y un beneficio claro en la salud de las sociedades.

La Asociación Argentina de Oncología Clínica -cuyos estatutos establecen fomentar la prevención del cáncer- repudia públicamente la reducción de impuestos a los productos del tabaco e insta a los legisladores nacionales a revisar tal medida para defender y propiciar la salud y la vida de sus representados, en lugar de disminuirlas.

Comentarios