Home Destacada Del cannabis artesanal al certificado: aprobaron el primer aceite farmacéutico

Del cannabis artesanal al certificado: aprobaron el primer aceite farmacéutico

256
Avanza el uso de derivados de la cannabis para uso medicinal.
Avanza el uso de derivados de la cannabis para uso medicinal.

Las sociedades médicas recomiendan no usar este tipo de medicamentos elaborados en forma artesanal. Deben ser hechos siguiendo buenas prácticas de manufactura.

(Enrique Garabetyan) Con la medida publicada en el Boletín Oficial, el gobierno oficializó un profundo cambio en un campo médico que, para algunos, es polémico: publicó una nueva regulación legal que facilita la comercialización y el uso de cannabis medicinal por parte de pacientes con diversas patologías.

El flamante marco legal está acompañado por un movimiento importante en el mercado de medicamentos para estas patologías: la ANMAT acaba de aprobar el primer aceite derivado del cannabis, fabricado en el país con calidad “farmacéutica”, por un laboratorio nacional. Y lo aprobó con la indicación de que sea recetado para el control de la epilepsia refractaria.

Este tipo de opciones, hasta ahora, solo se conseguían importados, a un alto costo o, la alternativa nacional: preparados artesanales sin tener control de calidad. Esto, según los expertos, puede generar otros problemas médicos.

“Hace ya una década que hay evidencias de que el “cannabidiol“, un derivado de la planta de marihuana, es eficaz en el tratamiento de cuadros de epilepsia refractarias o que requieren altas dosis de medicamentos”, dijo el neurólogo Gabriel Martino, especialista del Hospital Pedro de Elizalde. Y agregó: “para poder usarlo con tranquilidad es importante que estos fármacos hayan sido manufacturados con buenas prácticas y, además, tener en claro la distinción entre los distintos tipos de aceites, ya que se le suministran a pacientes con un alto riesgo convulsivo y muchas veces con deterioro en su calidad de vida”.

Por su parte la doctora María del Carmen García, coordinadora de la sección “Epilepsia” en el Hospital Italiano, explicó que “me parece una buena noticia que se haya autorizado un producto farmacéutico nacional para el tratamiento de la epilepsia. De esa manera, al ser un derivado de cannabis pero de origen “farmacéutico”, se está garantizado su calidad. Así, los médicos que la indicamos -y los pacientes que la usan- podemos estar seguros de que se trata de un medicamento que respeta las concentraciones de moléculas, que no está contaminado por otros compuestos o por gérmenes y cuáles son los componentes reales de esos aceites. Además, podemos saber que son homogéneos a lo largo del tiempo y controlar mejor las dosis”.

La experta también recordó que es importante recordar que, con el tiempo, habrá nuevos productos derivados del cannabis pero su uso siempre será específico para cada patología. “No debemos mezclarlos ni utilizar el que no sea el indicado para cada enfermedad, siguiendo la indicación del médico”.

Por su parte, el doctor Diego Sarasola -ex coordinador del Plan Nacional de Cannabis Medicinal– resaltó que “hace ya un tiempo que el organismo regulador de los EE.UU, la FDA, aceptó la eficacia del cannabis para el tratamiento de diversos tipos de epilepsia refractaria. Y ya se está usando en diversos lugares del mundo. Para nosotros era importante dar este paso y tener el respaldo de la ANMAT a una molécula obtenida con buenas prácticas de manufactura y con garantías de estabilidad entre los diferentes lotes”.

Consensos

García también recordó que las sociedades de neurología han publicado consensos profesionales apoyando el uso del cannabidiol en la epilepsia “pero siempre que se recurra a productos debidamente controlados y con calidad farmaceútica, algo en lo que tenemos que ser estrictos porque hay estudios locales que mostraron que los distintos aceites artesanales que se conseguían en Argentina tenían una gran disparidad en la concentración de sus moléculas terapéuticas”.

Este problema es global. En un reciente congreso médico organizado por la Liga Argentina contra la Epilepsia la doctora Helen Cross, presidente de la liga internacional contra dicha enfermedad, alertó sobre los riesgos de este tipo de preparados artesanales y no solo por la calidad de su fórmula, sino también por la estabilidad y los eventuales contaminantes.

Estudios realizados en Europa y EE.UU. mostraron que -de 14 muestras analizadas- nueve tenían concentraciones distintas a las declaradas. Y varios controles demostraron imprecisiones en el etiquetado y variabilidad incluso entre lotes de un mismo producto”. También se determinó que los preparados artesanales hechos por las farmacias cuentan con poca estandarización.

Según Patricio Rabinovich, director del Laboratorio Alef Medical, que recibió esta semana la aprobación de la Anmat para su comercialización, “tras la obtención del registro oficial ya estamos trabajando para tener el producto disponible entre diciembre y marzo próximo”.

El Convupidiol estará enfocado en el uso pediátrico y tendrá un 99,6% de pureza. Se lo purifica a partir de partir de partes aéreas de Cannabis Sativa de variedad definida y con biogénesis conocida. Contendrá contiene CBD (100 mg por ml) y aceite de semilla de sésamo”, detalló.

CABA se sumó a la ley

A media tarde del jueves, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires votó por unanimidad una ley que regula el acceso informado y seguro al cannabis medicinal y sus derivados. También establecer los parámetros de investigación de este tipo de aplicaciones. La ley considera al cannabis un “recurso terapéutico, para la investigación y el uso científico, garantizando y promoviendo el cuidado integral de la salud”.

La declaración de “interés sanitario para la CABA las acciones tendientes a proteger, promover y mejorar la salud pública de la población mediante la investigación y uso científico de la planta de cannabis y sus derivados”, fue aprobada por unanimidad.