Home Neosalud ¿Sabés qué es la hepatitis?

¿Sabés qué es la hepatitis?

1496

La OMS propuso medidas para eliminar, en el año 2030, las hepatitis virales como un problema de Salud Pública.

(www.neomundo.com.ar) La Hepatitis es una enfermedad conocida desde hace tiempo, pero, a la vez de la cual no se tiene mucha conciencia. Ha sido una plaga de la humanidad desde tiempos pretéritos. La primera descripción de la patología se encontró en registros hechos en Sumeria, 3000 años antes de Cristo con la descripción de la ictericia en tablas de arcilla que fue el primer manual de medicina.

Pasaron muchos años hasta la década del 50 del siglo pasado cuando se comenzó a identificar diferentes formas de transmisión y decidieron llamar del tipo A a aquellas que se transmitían por vía fecal – oral y del tipo B a la que se transmitía por vía parenteral, ya sea por sangre o por contacto sexual.

En 1963 se identificó el virus de Hepatitis B y en la década del 70 el correspondiente al agente causal de la Hepatitis A, con lo cual se pensó que el problema de las hepatitis se hallaba resuelto ya que ambos virus estaban identificados.

Fue entonces cuando se observó que un gran número de casos de hepatitis no eran causados por estos agentes y se acuño el término Hepatitis noA-noB. Posteriormente, entre fines de la década del 70 y principios de la década del 90 se identificaron los agentes causales de las hepatitis C, D y E. La regla nemotécnica para recordar las formas de transmisión es: Las que son vocales (A y E) se transmiten por vía fecal – oral y las que son consonantes (B, C y D) por vía parenteral.

Estos cinco virus pertenecen a diferentes familias, tiene características peculiares y solo comparten la patología que causan que es una disfunción hepática.

Las hepatitis A y E, son infecciones que pueden causar morbilidad moderada a grave y se resuelven en forma espontánea dentro de los 3 y 6 meses en los cuales la persona se cura, con una baja tasa de mortalidad. La gravedad de la enfermedad, así como la mortalidad, aumentan con la edad.

Sin embargo, hasta la incorporación en el año 2005 de la vacuna en el calendario nacional de vacunación, la infección por el virus de Hepatitis A era la principal causa de hepatitis fulminante y de trasplante hepático en los niños del país. La implementación de la vacuna redujo drásticamente los casos y bajó a cero los trasplantes de hígado por falla hepática fulminante en niños.

Las hepatitis B, C y D adquiridas en la edad adulta también se resuelven en su mayoría en forma espontánea antes de los 6 meses, pero un porcentaje menor evoluciona en la cronicidad, o sea la infección se mantendrá de por vida. En los últimos años, se han desarrollado antivirales contra el virus de Hepatitis C que curan más del 95% de los casos, previniendo la progresión de la enfermedad a las etapas tardías como el desarrollo de cirrosis o hepatocarcinoma. Sin embargo, el acceso al diagnóstico y el tratamiento aún es limitado.

En el caso de la Hepatitis B hay alternativas terapéuticas, por un lado el uso de interferón de administración parenteral, que permite resolver la infección crónica en un reducido número de casos o el tratamiento con inhibidores de la replicación del virus, como en el caso de la infección por HIV, que se administra por vía oral y suelen ser tratamientos prolongados. El tratamiento puede ralentizar el avance de la cirrosis, reducir la incidencia de cáncer de hígado y mejorar la supervivencia a largo plazo.

Las infecciones por los virus de Hepatitis A y E se resuelven en forma espontánea, por lo cual no se tratan.

El diagnóstico de la infección por cualquiera de los virus que causan hepatitis se realiza mediante un simple ensayo a partir de una muestra de sangre, en la cual se detecta la presencia de anticuerpos y/o del virus. (Fuente: UBA/ Dr Diego Flichman)