Home Destacada Casi 2 millones de niños desarrollan asma cada año por contaminación del...

Casi 2 millones de niños desarrollan asma cada año por contaminación del aire urbano

728
Cuidados para prevenir ataques de asma.
Cuidados para prevenir ataques de asma.

Dentro de los gases contaminantes del aire, uno de los que más preocupa por su impacto en la salud infantil es el dióxido de nitrógeno (NO2). Este gas contribuye a la exacerbación en niños de cuadros asmáticos severos relacionados con la contaminación medioambiental.

Entre las principales fuentes antropogénicas de NO2 se incluyen: las emisiones de gases desde los tubos de escape del transporte por carretera, el transporte marítimo y la aviación, las plantas de energía, la fabricación industrial y la agricultura

Las tendencias de concentración de NO2 pueden usarse para evaluar la efectividad de las medidas regulatorias de contaminación del aire, así como los efectos de cambios bruscos en las emisiones (por ejemplo, cierres de plantas de energía, nuevos campos de petróleo y gas y cierres por COVID-19). Los investigadores emplearon datos satelitales para investigar estas concentraciones de NO 2 además de datos terrestres en EE. UU, Europa, China, India y Japón.

En las últimas dos décadas, las emisiones de dióxido de nitrógeno en los EE. UU. cayeron entre un 3% y un 6% por año a medida que los vehículos se volvieron más eficientes y más limpios y las plantas de energía pasaron del carbón a combustibles relativamente más limpios (por ejemplo, gas natural).

Según un nuevo estudio publicado en The Lancet Planetary Health, casi 2 millones de casos nuevos de asma pediátrica cada año pueden ser causados ​​por este contaminante del aire relacionado con el tráfico, un problema particularmente importante en las grandes ciudades del mundo. Es el primer estudio en estimar la carga de casos de asma pediátrica causada por NO2 en más de 13.000 ciudades desde Los Ángeles hasta Mumbai.

“Nuestro estudio encontró que el dióxido de nitrógeno pone a los niños en riesgo de desarrollar asma y el problema es especialmente agudo en las áreas urbanas”, dijo Susan Anenberg, coautora principal del artículo y profesora de salud ambiental y ocupacional en la Universidad George Washington.
“Los hallazgos sugieren que el aire limpio debe ser una parte fundamental de las estrategias destinadas a mantener sanos a los niños“, señaló en un comunicado de prensa de la universidad.

Anenberg y sus colegas estudiaron las concentraciones en el suelo de dióxido de nitrógeno. También rastrearon nuevos casos de asma infantil, que se desarrollaron desde 2000 hasta 2019.

El asma es una enfermedad de evolución crónica que causa obstrucción de las vías aéreas inferiores. A continuación, se muestran las conclusiones más relevantes del estudio:

• De los 1.85 millones de casos nuevos de asma pediátrica atribuidos al NO 2 a nivel mundial en 2019, dos tercios ocurrieron en áreas urbanas.
• La fracción de casos de asma pediátrica relacionados con el NO 2 en áreas urbanas disminuyó recientemente, probablemente debido a las regulaciones más estrictas de aire limpio implementadas por países de ingresos más altos como los Estados Unidos.
• A pesar de las mejoras en la calidad del aire en Europa y EE. UU, el aire sucio, y en particular la contaminación por NO 2 , ha aumentado en el sur de Asia, África subsahariana y Oriente Medio.
• Los casos de asma pediátrica relacionados con la contaminación por NO 2 representan una gran carga de salud pública para el sur de Asia y el África subsahariana.
Un estudio anterior de los investigadores de GW encontró que el NO 2 estaba relacionado con aproximadamente el 13% de la carga pediátrica mundial de asma y hasta el 50% de los casos de asma en las 250 ciudades más pobladas del mundo.

En general, la cantidad de casos de asma pediátrica relacionados con el NO2 disminuyó del 20% en 2000 al 16% en 2019. Es una buena noticia dado que beneficia la salud de los niños, especialmente en aquellos que viven en vecindarios cercanos a rutas o autopistas con mucho tráfico y los próximos a sitios industriales.

Es necesario hacer mucho más, tanto en los países de ingresos más altos como en partes del mundo que aún luchan por frenar las emisiones nocivas de los vehículos y otras fuentes de NO2 concluyen los investigadores.

Reducir el transporte impulsado por combustibles fósiles puede ayudar a niños y adultos a respirar mejor y puede generar grandes dividendos para la salud, como menos casos de asma pediátrica y exceso de muertes”, dijo Anenberg y continuó: “Al mismo tiempo, también reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero, lo que conduciría a un clima más saludable”.

 

Por Dra Raquel Piazza, pediatra