Home Destacada Casi 4 de cada 10 argentinos dijo haberse sentido “discriminado” en el...

Casi 4 de cada 10 argentinos dijo haberse sentido “discriminado” en el último año

200
Los prejuicios y la discriminación son muy comunes en la sociedad argentina de hoy.
Los prejuicios y la discriminación son muy comunes en la sociedad argentina de hoy.
  • Un estudio radiografía cuales son los prejuicios y cuan extendida está la discriminación en la sociedad argentina actual.
  • La contradicción de cerrar el Inadi y apoyar estas políticas anti-discriminación.

En el segundo lugar de este sentimiento negativo está la discapacidad intelectual y el podio lo completa el “sexismo”. Todos estos datos surgen de un flamante estudio realizado y publicado por investigadores de la Facultad de Psicología de la UBA: “Prejuicio y Dsicriminación en Argentina – 2024”.

El estudio ofrece una nueva y reciente radiografía sobre cómo está evolucionando la sociedad argentina y fue realizado por un equipo de profesionales del Observatorio de Psicología Social Aplicada (OPSA) que funciona en la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires. Los responsables indagaron sobre temáticas de prejuicio y discriminación a un grupo representativo de más de 1700 argentinos, mayores de 18 años, proveniente de todas las regiones del país.

Discriminación en el deporte: pelotazo en contra del gobierno nacional

Los “prejuicios”, según le explicó a PERFIL el doctor en psicología Joaquín Ungaretti -uno de los coordinadores de la investigación- “son algo que tiene que ver con una generalización errónea e inflexible sobre algún grupo social. Y –recién si se pasa a la acción– se convierten en discriminación”.

El panorama que encontraron en este rubro muestra que “los mayores niveles de prejuicio se orientaron contra los inmigrantes latinoamericanos, seguidos por el prejuicio hacia personas que tienen alguna discapacidad intelectual o física”. Y el podio lo completan los prejuicios hacia las mujeres (sexismo). En niveles menores encontraron prejuicios contra homosexuales, adultos mayores y obesos.

Discriminacion

“Como en otros años, los varones presentaron mayores niveles de prejuicio hacia casi todos los grupos considerados en este estudio en comparación con el género femenino, a excepción del prejuicio hacia la homosexualidad, en el que no se encontramos diferencias significativas entre géneros”, contó el experto.

Cifras de discriminación

“Ya habíamos hecho un trabajo similar en 2020 y queríamos ver cómo evolucionó”, detalló Ungaretti. Y agregó: “Cuando le preguntamos a los participantes si en el último año habían experimentado algún tipo de discriminación, el 35,3% nos respondió que sí“. Además, en otro ya “clásico” de los prejuicios y de la segregación activa, entre el grupo que padeció esta situación, el 57,6% fueron mujeres.

Quienes se sintieron discriminados en el último año, declararon que el principal motivo de esta situación fue su ideología o sus creencias políticas (45,2%). Esto indicaría que “dos décadas de extrema polarización política, no han resultado inocuas para las relaciones entre los ciudadanos argentinos”, comentó Ungaretti, que también es investigador del Conicet. Al contrario, las sucesivas grietas se han convertido en el eje central sobre el que gira el problema de la discriminación en Argentina.

Encuesta: pobreza y bajos salarios son las principales preocupaciones de los argentinos

Lo extraño es que luego surgen otros ámbitos llamativos para la discriminación, condiciones que ya parecían socialmente superadas, o son –simplemente– inesperadas: el 18,8% dijo haberse sentirse discriminado por su edad y el 14,4% por alguna discapacidad física o mental; recién luego aparece el género (el 12%).

Y algo bueno: la sexualidad ya no parece ser un motivo de preocupación. Sólo el 1,1% de los discriminados dijo haberlo sido a causa de su orientación sexual.

Discriminacion

¿Cuál es el principal lugar donde ocurren estos actos negativos? Según Ungaretti, “por medio de las preguntas determinamos que el principal ámbito donde sucede son las redes sociales e Internet. Ese es el medio “por excelencia” donde se manifiestan y se ha convertido en un espacio que parece potenciar estas polarizaciones”. Durante los últimos años el mundo digital, con su anonimato e impunidad, facilitan las hostilidades y esta “descarga emocional”

Finalmente, este investigador consideró posible actuar sobre la realidad, para intentar reducir los prejuicios y la discriminación social. “Creo que es importante trabajar sobre un mejoramiento de las instituciones y de sus protagonistas (políticos, medios, organismos e instituciones) que podrían mejorar la cohesión social”. Y –vale recordar– ésta mejora no solo es algo cultural sino que también impacta sobre lo económico y sobre lo social. “Con menos prejuicios y menos discriminación, una sociedad puede desarrollarse mejor en todos los sentidos”.

Discriminacion

Contradicciones flagrantes

Dos preguntas del estudio mostraron las contradictorias ideas que conviven en la sociedad. Vale recordar que en febrero se anunció la eliminación del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI). Los participantes del estudio en su mayoría (52,6%) están de acuerdo con el cierre del organismo. Pero, minutos más tarde, cuando se les pegunta a las personas si está de acuerdo con que el Estado siga destinando recursos económicos para las víctimas de discriminación, el 60,9% dice que sí.

“Las políticas contra la discriminación tienen que ser políticas de Estado”, afirmó una ex presidenta del INADI

Algo similar ocurre con el arancelamiento educativo y de salud para los extranjeros: casi 7 de cada 10 argentinos considera que se debe cobrar a los extranjeros por el uso del sistema de salud. La cifra prácticamente se replica para el caso del sistema educativo, donde apenas el 31% defiende que no hay que cobrar la escuela ni la Universidad; aunque hay algunas mínimas variantes si se trata de educación primaria, secundaria o universitaria. En el tema de la salud el acuerdo es mayor: el 67,4% afirma  que a los extranjeros se les debería cobrar por utilizar las opciones de la salud pública.

 

Enrique Garabetyan

 

 

* Las imágenes de Neomundo se capturan y editan con un dispositivo Motorola G 41