Home Destacada Científicos argentinos desarrollaron nuevo test rápido para detectar coronavirus

Científicos argentinos desarrollaron nuevo test rápido para detectar coronavirus

384
investigadores argentinos en su laboratorio
(izq. a der.) Adrián Vojnov, Luciana Larocca, Santiago Werbajh y Carolina Carrillo, investigadores del ICT Milstein.

El test “NEOKIT-COVID-19” permite obtener resultados en menos de dos horas. Se fabricará en Argentina.

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, presentó en Olivos junto a los ministros de Ciencia, Tecnología e Innovación, Roberto Salvarezza, y de Salud, Ginés González García, un logro científico: para hacerle frente a la pandemia de COVID-19. Se trata de “NEOKIT-COVID-19”, un test de base molecular rápido, sensible, de bajo costo, y sencillo de operar para detectar el SARS-CoV-2.

“Esto nos permite enfrentar el control de la pandemia de otro modo. Estoy feliz que lo hayan hecho científicos argentinos. Tenemos la mejor calidad humana científica para ofrecer respuestas. Es tan importante para el desarrollo de un país, no dependemos de otros, esto es soberanía. Somos capaces de hacer esto. Por eso es importante la ciencia”, afirmó el presidente durante el anuncio.

Estuvieron también presentes la presidenta del CONICET, Ana Franchi, y dos científicos del equipo de investigación del ICT Milstein–CONICET, que desarrolló el kit, Adrián Vojnov y Carolina Carrillo.

Durante la conferencia de prensa, Salvarezza señaló que “este test que fue desarrollado en tiempo récord por nuestros científicos, nos permite una detección del genoma del virus a través de un método que no requiere equipamiento complicado y que simplifica mucho la técnica de diagnóstico. Estamos muy contentos con el esfuerzo y la capacidad que ha puesto esta combinación virtuosa entre el sistema de salud y el sistema científico, trabajando en forma cooperativa” y destacó el trabajo del Instituto Malbrán, que suministró las muestras para que pudiera llevarse adelante.

Este test que fue desarrollado en tiempo récord por nuestros científicos

A su turno, Ginés González García ponderó las características del desarrollo nacional: “Es más simple, más rápido, significa un adelanto operativo importante, que tenemos que ponerlo en práctica lo más rápido posible”.

NEOKIT-COVID-19
Desarrollado por científicos y científicas del Instituto de Ciencia y Tecnología Dr. César Milstein (CONICET-Fundación Pablo Cassará), el kit de diagnóstico rápido presenta dos cualidades: permite testear muestras de ARN y obtener resultados en menos de dos horas (con similar sensibilidad que las técnicas actuales de RT-PCR) y no requiere equipamiento completo (termocicladores en tiempo real). El cambio de color de violeta negativo a azul positivo determina una prueba positiva para SARS-CoV-2.

El desarrollo podría llegar a una producción local de casi 500 kits por semana, es decir, unos 50.000 testeos, dependiendo del suministro de los insumos correspondientes.

Este nuevo logro se enmarca dentro de las acciones que viene llevando a cabo la “Unidad Coronavirus COVID-19”, conformada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación junto con el CONICET y la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación. El desarrollo de “NEOKIT-COVID-19” estuvo a cargo de un equipo de investigación del ICT Milstein – CONICET, liderado por Adrián Vojnov e integrado por Carolina Carrillo, Luciana Larocca y Fabiana Stolowicz, y Santiago Werbajh, de la Fundación Cassará.

“Nuevamente queremos destacar nuestro orgullo y reconocimiento por el trabajo de investigación emprendido por el doctor Adrián Vojnov, del ICT Milstein. Este nuevo kit de detección del virus -de forma rápida y segura- es el resultado de una tarea en equipo y del compromiso con el que la comunidad científica en general, y el CONICET en particular han asumido este desafío”, afirmó la presidenta del CONICET, Ana Franchi.

Vojnov explicó que “nosotros hace varios años que venimos desarrollando un kit de diagnóstico rápido, kits moleculares que reconocen el genoma de diferentes patógenos y, en el último período, estábamos trabajando con el dengue. Ese desarrollo está listo para ser utilizado y de pronto, cuando empezábamos a hacer la validación de este kit, apareció la pandemia y viramos rápidamente la especificidad” y, agregó que, “consideramos que este test es muy importante porque permitirá detectar pacientes positivos con COVID-19 y, de esta manera, disminuir la circulación del virus a nivel poblacional”.

El test se basa en la detección molecular por amplificación de ácidos nucleicos del virus mediante la Plataforma de Amplificación Molecular Isotérmica (AMI). Sólo se necesita un tubo de reacción conteniendo el buffer de reacción con las enzimas y la muestra a 64°C, que evita el pipeteado y manipulación de reactivos por separado. El kit se mantiene a 4-8°C, prescindiendo de un freezer. Actualmente, el método que se usa para hacer el diagnóstico y el monitoreo es la Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR) en tiempo real, que conlleva una duración de 7 horas y el resultado es informado al día siguiente. En este sentido, el test “NEOKIT-COVID-19” ayuda a optimizar el diagnóstico de la enfermedad.

Producción local a escala
El “NEOKIT-COVID-19” ya se encuentra aprobado por la ANMAT y está previsto que sean utilizados por el sector público en el marco de la estrategia del Ministerio de Salud para el diagnóstico del COVID-19.

Los primeros 100 kits serán producidos durante los próximos 10 días

La producción y el desarrollo del kit y reactivos han sido acreditados bajo normas ISO por el ICT Milstein en el año 2020. Para la producción a escala del kit, el ICT MILSTEIN cuenta con la estación robotizada de trabajo “Biomek FXP” para el fraccionamiento preciso de reactivos o mezclas de reactivos.

En el desarrollo de NEOKIT-COVID-19, se aunaron las capacidades de distintas instituciones: investigadores de ICT Milstein y de la Fundación Cassará, asociados con la empresa de base tecnológica NEOKIT SAS que se conformó sobre la base de un CAPP (Consorcio Público-Privado) entre el CONICET y el Laboratorio Pablo Cassará S.R.L.