Home Neosalud Dejar de fumar se asocia con una mejora en la salud mental

Dejar de fumar se asocia con una mejora en la salud mental

378
Un nuevo respaldo para el proceso de dejar de fumar.
Un nuevo respaldo para el proceso de dejar de fumar.

Quienes dejan de fumar durante al menos seis semanas sienten menos depresión, ansiedad y estrés.

Una revisión de estudios, realizado por los expertos de la Biblioteca Cochrane, demostró una buena noticia: dejar de fumar se asocia con una mejoría del estado de ánimo de leve a moderado. Y un valor agregado: no penaliza la vida social del ex-fumador.

Esto le puede dar un nuevo espaldarazo a las personas que quieren dejar de fumar y en esta revisión sistemática de estudios médicos tienen un nuevo apoyo: dejar de fumar durante, al menos, seis semanas podría mejorar el bienestar mental, al reducir la ansiedad, la depresión y el estrés.

Por otra parte, nada indica que las relaciones sociales de estas personas se dañen

El tabaquismo es la principal causa de enfermedades y muertes evitables del mundo. Uno de cada dos fumadores morirá de una enfermedad relacionada con el tabaco, a menos que deje de fumar.

Algunas personas creen que fumar ayuda a reducir el estrés y otros síntomas psicológicos y que dejar de fumar podría empeorar sus problemas de salud mental. Estas personas pueden también estar preocupadas por si dejar de fumar tendrá un efecto negativo sobre sus amistades y su vida social.

Sin embargo, lo que esta revisión ha encontrado es que las personas que dejan de fumar durante, al menos, seis semanas sintieron menos depresión, ansiedad y estrés que las personas que siguieron fumando. Quienes dejaron de fumar también experimentaron más sentimientos positivos y un mayor bienestar psicológico. Dejar de fumar no tuvo efecto en la calidad de las relaciones sociales de las personas y es posible que abandonar este hábito esté asociado con una ligera mejoría del bienestar social.

Más de un centener de estudios sobre dejar de fumar

Esta revisión resume la evidencia de 102 estudios observacionales con más de 169.500 participantes. Los autores de la revisión combinaron los resultados de 63 de estos estudios que compararon los cambios en los síntomas de salud mental de las personas que dejaron de fumar con los cambios que se produjeron en aquellas que continuaron fumando.

En los estudios participó un amplio abanico de personas, incluidas personas con enfermedades mentales y con enfermedades físicas de larga duración. El periodo de tiempo de seguimiento de los participantes varió, siendo el más corto de seis semanas, aunque en algunos estudios el seguimiento duró hasta seis años. La certeza de la evidencia varió de muy baja a moderada.

“Hemos encontrado que dejar de fumar se asocia con una mejoría del estado de ánimo de entre leve a moderada. Los beneficios de dejar de fumar sobre el estado de ánimo parecen ser similares en una gran variedad de personas y, lo más importante, no hay motivos para temer que aquellas con problemas de salud mental experimenten un empeoramiento de su salud si dejan de fumar”, explica la autora principal de esta revisión, la doctora Gemma Taylor del Grupo de Adicción y Salud Mental de la Universidad de Bath.

Y añade Taylor: “A muchos fumadores les preocupa que abandonar este hábito altere sus relaciones sociales y les produzca un sentimiento de soledad. Pero pueden estar tranquilos, ya que dejar de fumar no parece tener un efecto negativo sobre la calidad de vida social. A estas personas también puede preocuparles que dejar de fumar sea estresante; pero la evidencia muestra que el estrés se reduce en las personas que dejan de fumar y que es probable que existan efectos beneficiosos a largo plazo para la salud mental de las personas”.

  • Las imágenes de Neomundo se capturan y editan con un dispositivo Motorola One “Fusion“