Home Destacada Destinarán $60 millones para terminar la fase preclínica de una vacuna argentina...

Destinarán $60 millones para terminar la fase preclínica de una vacuna argentina contra el Covid

483
Vacuna

La Unidad Coronavirus del gobieno argentino aportará $ 60 millones para terminar la fase preclínica de la vacuna “ARVAC Cecilia Grierson”, de la investigadora Juliana Cassataro.

La vacuna en desarrollo conocida como “ARVAC Cecilia Grierson” es el primer proyecto seleccionado y que recibirá una inversión para del desarrrolo, por parte de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i) en el marco de la Unidad Coronavirus. Esta la integra el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación y el CONICET de Argentina.

Esta futura vacuna podrá utilizarse tanto como refuerzo de las actuales como para concretar la inmunización primaria de personas no vacunadas.

La investigación dirigida por la doctora Juliana Cassataro, del equipo de investigación del Instituto de Investigaciones Biotecnológicas de la Universidad Nacional de San Martín y el CONICET es la que lleva adelante el diseño y desarrollo de la “ARVAC Cecilia Grierson”, uno de los proyectos argentinos de vacunas contra el COVID-19.

También forman parte de su equipo los investigadores: Dr. Diego Alvarez, Dra. Karina Pasquevich, Dra. Lorena Coria y la Dra. Eliana Castro, así como los becarios y becarias: Lucas Saposnik, Celeste Pueblas, Julieta Alcain y Tec. Laura Bruno.

A quien se le podría aplicar la futura vacuna argentina

Su fórmula se basa en una suma de proteínas recombinantes, una tecnología conocida, que ya se aplica en la elaboración de vacunas contra la Hepatitis B o el VPH. El conocimiento previo acerca de la seguridad de este tipo de tecnologías de vacunas, vuelven a la “ARVAC Cecilia Grierson” una candidata posible para ser aplicada en bebés, niñas/os, adolescentes, personas embarazadas o inmunosuprimidas, aparte de la población en general.

Además, las vacunas de subunidades basadas en proteínas recombinantes son más estables y menos dependientes de la cadena de frío, lo que las hace más económicas, fáciles de producir y de distribuir.

El grupo interdisciplinario de investigadores e investigadoras obtuvo dos prototipos de vacuna que en estudios en modelos animales demostraron capacidad para inducir muy buenos niveles de anticuerpos neutralizantes del virus y respuesta inmune celular T, en línea con los requerimientos actuales para vacunas que previenen la COVID-19.

Inversion en su desarrollo

En este contexto, la Agencia I+D+i acaba de aprobar un subsidio de $60.000.000 para poder concluir la etapa preclínica de la realización de los ensayos de seguridad y capacidad inmune correspondientes y avanzar así hacia las etapas clínicas que evalúen la seguridad y eficacia de las “ARVAC Cecilia Grierson” en humanos.

De este desarrollo también participan profesionales de la Fundación Pablo Cassará encargada de producir, bajo normas de buenas prácticas de manufactura, los antígenos seleccionados para esta formulación vacunal.

También colaboró en este proyecto el grupo de investigación del Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y SIDA (INBIRS) dirigido por Matías Ostrosky para el desarrollo de los ensayos que sirvan para medir la generación de los anticuerpos neutralizantes del virus.