Home Destacada La OMS desaconsejó el consumo de edulcorantes para bajar de peso: qué...

La OMS desaconsejó el consumo de edulcorantes para bajar de peso: qué significa

491
Informe. Plantea que el consumo extendido eleva el riesgo de diabetes.
Informe. Plantea que el consumo extendido eleva el riesgo de diabetes.
  • La OMS publicó un documento con recomendaciones sobre el consumo de “Edulcorantes No Calóricos”. Sugirió que estos aditivos no sirven para reducir la grasa corporal cuando se consumen a largo plazo y pueden aumentar el riesgo de enfermedades no transmisibles.
  • La actual recomendación de la OMS es “condicional”, ya que se necesitan estudios a largo plazo con mayor calidad metodológica. Y no aplica a las personas con diabetes.
  • Los especialistas aconsejan disminuir el consumo de los edulcorantes y de la azúcar para lograr ir reduciendo el dulzor de la alimentación habitual. Preferir el consumo de alimentos con azúcares naturales, como la fruta.

A mediados de mayo, un equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó una nueva guía con recomendaciones sobre la utilización y consumo de “edulcorantes no calóricos” (ENCs), también llamados “no nutritivos” o “no azucarados”, como la sacarina, la sucralosa, el aspartamo o la estevia.

Los autores del flamante documento sugieren que los edulcorantes no calóricos no sirven para reducir la grasa corporal cuando se consumen a largo plazo y pueden aumentar el riesgo de enfermedades no transmisibles, como la diabetes.

Pero, ¿qué significa esta recomendación de la OMS?

Qué dijo la OMS sobre los edulcorantes
La nueva recomendación de este organismo se basa en “los hallazgos de una revisión sistemática de la evidencia disponible que sugiere que el uso de ENCs no confiere ningún beneficio a largo plazo en la reducción de la grasa corporal en adultos o niños”.

Además, según dicha revisión, el uso a largo plazo de los edulcorantes podría provocar posibles efectos no deseados en la salud, “como un mayor riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y mortalidad en adultos”.

“La sustitución de azúcares libres por edulcorantes no ayuda a controlar el peso a largo plazo. Las personas deben considerar otras formas de reducir la ingesta de azúcares libres. Por ejemplo, consumir alimentos con azúcares naturales, como la fruta, o alimentos y bebidas no azucarados”, sostuvo Francesco Branca, director de Nutrición e Inocuidad de los Alimentos de la OMS, en un comunicado de la OMS.

La OMS destacó que su recomendación actualmente se considera condicional “debido a que el vínculo observado en la evidencia entre los edulcorantes no azucarados y los resultados en enfermedad podría ser confuso, debido a las particularidades físicas de las personas participantes en los estudios y a las múltiples y diferentes formas en que se emplean estos edulcorantes”.

También aclaró que la recomendación se aplica a todas las personas, excepto a quienes tengan diabetes preexistente, e incluye a todos los edulcorantes no nutritivos sintéticos (como la sacarina) o naturales (como la estevia) que se encuentran en alimentos y bebidas manufacturados, o que se venden solos para agregarlos a alimentos y bebidas.

Qué significa la recomendación de la OMS
“La recomendación de la OMS respecto a los edulcorantes es evitar su consumo dado que no confieren ningún beneficio a largo plazo en la reducción de grasa corporal en población infantil y adulta. Y llegan a esa idea tras hacer una revisión sistemática de la evidencia disponible. Además, se sugiere que su uso a largo plazo puede generar efectos indeseables, como mayor riesgo de diabetes tipo 2 y problemas cardiovasculares”, explicó Jesica Lavia, licenciada en Nutrición de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y asesora del Ministerio de Salud de la Nación.

Y agregó: “Esta recomendación se aplica a todas las personas excepto a quienes padecen diabetes preexistentes”.

Para la experta, “la recomendación nos invita a reformular nuestros consumos y modificar los umbrales de sabor en materia de dulces”. Ocurre que, a grandes rasgos, poseemos un umbral de sabor muy aumentado debido a que consumimos en exceso azúcares, edulcorantes y sodio. Y por eso tanto nuestro umbral salado como dulce están alterados.

Lo saludable sería achicar estos umbrales disminuyendo el consumo de sodio y azúcares. Esto abarca tanto a los alimentos que se venden “sueltos” para agregar a la comida e infusiones como también a los que ya están incorporados en productos manufacturados (por ejemplo, gaseosas o mermeladas). Lavia aclaró que esta recomendación no se aplica a productos de higiene ni de cuidado personal que contengan edulcorantes.

Por su parte, Leila Guarnieri, nutricionista e investigadora de la Fundación Interamericana del Corazón (FIC Argentina), dijo que “básicamente lo que sugieren las nuevas directrices es que no se utilicen los ENCs para el control de peso ni para reducir el riesgo de enfermedades no transmisibles en población general”.

Y aclaró que el objetivo central de estas guías es orientar a los encargados del diseño e implementación de políticas de salud pública de los países. “Son ideas que deben considerarse en conjunto con otros lineamientos de la OMS sobre el tema alimentación, siempre buscando mejorar nuestra dieta”, agregó.

En este sentido, la recomendación de la OMS está en línea con la reciente ley de etiquetado frontal de alimentos en la Argentina. “Uno de los sellos de la Ley de Promoción de Alimentación Saludable es una advertencia con la leyenda ‘Contiene edulcorantes no recomendables en niños y niñas’”, recordaron desde la FIC Argentina.

¿Debemos dejar de consumir edulcorantes?
La respuesta general de los profesionales es que debemos disminuir su consumo para ir bajando el umbral del sabor dulce y preferir el consumo de alimentos con azúcares naturales, como la fruta.

“Hasta contar con evidencia de alta calidad, consideramos que los ENCs, utilizados con moderación y dentro de los límites recomendados, pueden seguir consumiéndose como herramienta para disminuir el excesivo consumo de azúcares libres. Y enfatizamos que el tratamiento de la obesidad requiere en primera instancia un enfoque multidisciplinario que debe incluir alimentación saludable, actividad física y cambios de hábitos”, sostuvo en un comunicado la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN).

Según la asociación de profesionales, la evidencia científica sólida demuestra que los ENCs son seguros, que son sustancias ampliamente estudiadas y que fueron aprobadas por organismos de seguridad de todo el mundo siempre que sean consumidos en niveles menores a su Ingesta Diaria Admisible (IDA).

La IDA es la cantidad de aditivo alimentario que puede ser consumido en la dieta diariamente durante toda la vida sin riesgos de salud. Se expresa en miligramos/kilogramos de peso corporal de la persona. Así, por ejemplo, para el Código Alimentario Argentino la IDA de la sacarina es de 2,5 mg/kg (internacionalmente es de 5 mg/kg), de 11 mg/kg para el ciclamato y de 40 mg/kg de aspartamo.

Por su parte, la Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas Dietistas (Aadynd) sostuvo que “los edulcorantes no son por sí mismos sustancias adelgazantes. Su rol es aportar dulce en reemplazo del azúcar sin sus calorías. Se consideran una herramienta más, cuando forman parte de una alimentación saludable, ejercicio físico y cambios de conductas”.

Y aclaró que la nueva recomendación de la OMS es condicional. “Hasta que la recomendación sea fuerte con evidencia de alta calidad, es importante lo siguiente:

  • Reducir el consumo de azúcar a menos del 10% de las calorías totales diarias;
  • Beber agua como bebida de elección;
  • Feducir el consumo de edulcorantes dentro de la ingesta diaria admitida y lograr ir reduciendo el dulzor de la alimentación habitual”.

Enrique Garabetyan,
Chequeado

 

* Las imágenes de Neomundo se capturan y editan con un dispositivo Motorola G 41