Home Breves Moderna comenzó la Fase III de las pruebas de la vacuna combinada...

Moderna comenzó la Fase III de las pruebas de la vacuna combinada contra la gripe y el COVID

578
Por lo general, la mayoría de los afectados se recupera en 1 o 2 semanas, en los grupos poblaciones de riesgo puede ocasionar graves complicaciones.
Por lo general, la mayoría de los afectados se recupera en 1 o 2 semanas, en los grupos poblaciones de riesgo puede ocasionar graves complicaciones.

Moderna anunció que se ha administrado la primera dosis a un participante en estudio fase III de la vacuna candidata combinada de la compañía contra la gripe y el COVID-19. Se trata de la mRNA-1083 y el experimento se está haciendo en los EE.UU.

Se espera que el estudio y los ensayos convoquen a aproximadamente 8.000 adultos en el hemisferio norte.

El estudio de fase 3 evaluará la inmunogenicidad, seguridad y reactogenicidad de mRNA-1083 en comparación con las vacunas antigripales y SAR-CoV-2 coadministradas, de controles activos y con licencia, en dos cohortes de subestudio independientes por grupos de edad, en las que participarán 4.000 adultos de 65 años o más y 4.000 adultos de 50 a 65 años.

La empresa tiene la meta de la posible aprobación reglamentaria inicial de la vacuna combinada en 2025.

El candidato mRNA-1083 seleccionado para pasar a la fase 3 logró títulos de anticuerpos de inhibición de la hemaglutinación similares o superiores a los de las dos vacunas antigripales tetravalentes autorizadas y logró niveles de anticuerpos neutralizantes contra el SARS-CoV-2 similares a los del refuerzo bivalente
Spikevax en el estudio de fase 1/2.

El mRNA-1083 tiene el potencial de reducir eficazmente la carga global de las enfermedades respiratorias víricas agudas al proporcionar protección simultánea contra los virus de la gripe y el SARS-CoV-2 en una sola inyección.

El mRNA-1083 ofrece una mayor comodidad y tiene el potencial de conducir a un aumento del cumplimiento de las recomendaciones de vacunación. Este enfoque podría beneficiar a la salud pública al incrementar de forma sinérgica las tasas de cobertura contra los virus de la gripe y el SARS-CoV-2.