Home Breves Presentaron un nuevo tratamiento para la Degeneración Macular

Presentaron un nuevo tratamiento para la Degeneración Macular

1299
Una patología ocular que ahora tiene un tratamiento más efectivo.
Una patología ocular que ahora tiene un tratamiento más efectivo.

Lograron mejores resultados con menos inyecciones para tratar la Degeneración macular húmeda. Logra mejorar la adherencia.

Un laboratorio anunció el desembarco local de un nuevo tratamiento para la Degeneración Macular Relacionada con la Edad (de tipo húmeda). (Sus siglas son DMREh). Esta es una de las principales causas de pérdida de la visión central en los adultos mayores a partir de los 60 años.

La DMRE es una enfermedad que afecta la mácula, el área central de la retina del ojo. Si bien esta patología no tiene -al menos por ahora- un tratamiento definitivo, sí hay opciones posibles que pueden evitar la progresión de la enfermedad en los pacientes. Y -de esa manera- lograr una disminución en la pérdida de visión central.

¿De que se trata? Técnicamente, el Brolucizumab es un fragmento de anticuerpo monoclonal humanizado de cadena única (scFv). Su acción concreta es suprimir la proliferación de células endoteliales, reduciendo así la neovascularización patológica y disminuyendo la permeabilidad vascular.

La droga es Brolucizumab y la presentó la compañía Novartis

Esta nueva opción puede brindar a los pacientes una mejora en su agudeza visual, con una reducción de la filtración de fluido y ese resultado, con una menor cantidad de inyecciones, lo que puede contribuir en mucho a la adherencia y al éxito del tratamiento.

Tipos de degeneración macular

Hay dos tipos de degeneración macular:

  • La DMRE “seca” es la más habitual y afecta al 85% de los pacientes que sufren de esta patología.
  • La DMRE “húmeda” (DMREh), por otro lado, suele tener mayores consecuencias: el 90% de los casos de pérdida severa de la visión entre todos los pacientes con DMRE se debe a DMRE húmeda.

Comenzar el tratamiento de forma temprana y cumplirlo estrictamente es fundamental para lograr mejores resultados. “Los pacientes con DMRE deben mantener un contacto frecuente con su oftalmólogo, alertando al profesional ante cualquier cambio en la visión para poder evaluar los síntomas. En este sentido, los cuidadores de las personas que padecen de esta enfermedad cumplen un rol clave”, dijo el Prof. Dr. Martin Charles Co-Director Centro Oftalmológico Dr Charles.

“Como tratamiento, Brolucizumab resuelve el líquido retiniano de manera más efectiva que el estándar actual de atención, y permite inyectar con menos frecuencia, logrando ganancias de visión sólidas. Una retina sana es una retina seca”, explicó Patricio Schlottmann, Especialista en Retina en Organización Médica de Investigación, “la alta frecuencia de las dosis es una de las principales causas de abandono del tratamiento, y esperamos que con Brolucizumab sea más fácil para los pacientes sostenerlo”.

En los ensayos clínicos realizados por el laboratorio, la mayoría de los pacientes tratados con Brolucizumab se mantuvieron con una dosis cada 12 semanas, mientras que en tratamientos anteriores debían recibirlas con una frecuencia de entre 4 y 8 semanas. Esta disminución de la cantidad de inyecciones genera menos estrés y más tiempo para pacientes y cuidadores, mejorando significativamente su calidad de vida y permitiendo que el tratamiento sea más fácil de cumplir.

Epidemiología de la degeneración macular

La Degeneración Macular Relacionada con la Edad (DMRE) es la primera causa de ceguera legal en países industrializados y la tercera a nivel mundial, y se estima que en 2020 alcanzó a 196 millones de personas en el mundo.

Los síntomas de la degeneración macular

Los principales síntomas de la enfermedad son disminución de la visión y/o dificultad en la visión de lectura (se presenta como dificultad para leer o hacer cualquier otra actividad que requiera detalles en la visión central, como, por ejemplo, leer el diario, ver el celular o una fotografía, etc.) “puntos negros” en la visión al mirar un objeto de lejos (como, por ejemplo, la televisión) y contraste reducido (esto implica una mayor necesidad de iluminación, mayor sensibilidad al deslumbramiento y disminución de la visión de los colores).

Si bien se trata de una enfermedad degenerativa que no tiene cura, es importante prestar atención a estos síntomas para lograr una detección temprana. “El médico oftalmólogo luego de un completo examen oftalmológico solicitará los estudios complementarios necesarios para llegar a un correcto diagnóstico. Actualmente, la tomografía de coherencia óptica (OCT) constituye una herramienta fundamental para el diagnóstico, seguimiento y respuesta terapéutica de la enfermedad” dijo el Prof. Dr. Marcelo Zas, Jefe de la Sección Retina de la División Oftalmología del Hospital de Clínicas y Vice Presidente de la Sociedad Argentina de Oftalmología, “el OCT documenta y mide la presencia de líquido / fluido que es un marcador de la actividad de la enfermedad y permite evaluar la respuesta al tratamiento”.

  • Las imágenes de Neomundo se capturan y editan con un dispositivo Motorola One “Fusion“.