Home blogenrique Qué sabemos sobre la combinación de las diferentes vacunas contra el coronavirus

Qué sabemos sobre la combinación de las diferentes vacunas contra el coronavirus

246
Ya hay más 100 proyectos de vacunas diferentes en diferentes fases de investigación.
Ya hay más 115 proyectos de vacunas diferentes en diferentes fases de investigación.

Aunque al principio de la pandemia las vacunas parecían una solución lejana, a 18 meses de los primeros casos confirmados de COVID-19 ya hay 7 vacunas validadas para su uso de emergencia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras 100 candidatas en diferentes fases de ensayos clínicos.

La mayor parte de las inmunizaciones disponibles y en estudio fueron diseñadas para ser aplicadas en 2 dosis, separadas por entre 4 y 12 semanas, de manera de estimular al sistema inmune en forma eficiente, para enfrentar una futura infección en las mejores condiciones y reducir el riesgo de hospitalización y muerte. 

Sin embargo, las limitaciones de suministro, las nuevas variantes y el reporte de algunos poco frecuentes  efectos secundarios llevaron a que la autoridades de salud de algunos países plantearan la posibilidad de “mezclar y combinar” vacunas; esto es, cambiar la segunda dosis original por la proporcionada por algún otro laboratorio.

Es el caso de Canadá que actualizó sus recomendaciones sobre intercambiabilidad de vacunas, autorizando a quienes se dieron una primera dosis de AstraZeneca a recibir la segunda de Pfizer/BioNTech o Moderna. Otros países como Italia, España, Bahrain, Emiratos Árabes y Corea del Sur también tomaron medidas similares.

Según el Ministerio de Salud de la Nación, de acuerdo a los datos disponibles a la fecha, las diferentes vacunas no son intercambiables debiéndose completar el esquema con la misma vacuna con la que se inició. Lo mismo propone la Organización Mundial de la Salud (OMS) que recomienda mantener el mismo producto para ambas dosis.

Pero, ¿qué sabemos sobre la intercambiabilidad de vacunas? ¿Es seguro mezclar y combinar dosis diferentes? ¿Qué pasa en la Argentina?

Primeros datos sobre intercambiabilidad

“Hasta ahora no hay publicaciones en revistas científicas que hayan analizado este tema en profundidad. Si hay varios ensayos en marcha sobre los efectos de combinar vacunas como la Oxford/AstraZeneca con la de Pfizer o con la Sputnik V”, dijo a Chequeado el doctor Jorge Geffner, profesor de Inmunología de la Universidad de Buenos Aires (UBA). 

Según este investigador del Conicet “lo que se ha visto en los aún escasos ensayos de intercambiabilidad vacunal es que los resultados parecen buenos”.

Uno de los ensayos pioneros es el CombivacS realizado en España y cuyos datos ya fueron enviados a la revista científica The Lancet para su publicación. El trabajo siguió a 676 personas que recibieron una dosis inicial de AstraZeneca y una segunda de Pfizer/BioNTech. Y los investigadores lograron demostrar que esta vacunación -denominada “heteróloga”- indujo una respuesta inmune potente, tanto humoral como celular

Los resultados preliminares del estudio indican que los títulos de anticuerpos se multiplicaron por 150 a los 14 días de haber administrado la segunda dosis. Y, recurriendo a test funcionales, se comprobó la eficacia de estos anticuerpos frente al SARS-CoV-2.

Otro de los estudios en marcha en Reino Unido se denomina Com-CoV y está analizando el uso de diferentes combinaciones de vacunas aprobadas contra la COVID-19 para la primera y segunda dosis. Los resultados del primer análisis interino sobre seguridad, que fueron publicados en la revista científica The Lancet, muestra que combinar vacunas puede tener alguna desventaja en el corto plazo, ya que el grupo que recibió 2 dosis diferentes tuvo más efectos secundarios leves que quienes recibieron 2 dosis iguales.

Qué pasa en la Argentina

“Por ahora la escasa bibliografía que existe se enfocó en las combinaciones de vacunas de plataformas diferentes, por ejemplo Oxford/AstraZeneca con la de Moderna o Pfizer. Por lo tanto, para nosotros es una discusión teórica porque las vacunas basadas en ARN mensajero aún no están disponibles localmente“, le dijo a Chequeado la doctora Iris Aguilar, directiva de la Sociedad Argentina de Vacunología (SAVE) e integrante de la Comisión Nacional de Inmunizaciones (Conain), el cuerpo técnico que asesora a las autoridades sobre políticas de inmunización basadas en evidencia.

Según esta experta el tema está en consideración. “En reunión de la Conain se discutió la intercambiabilidad de las vacunas disponibles en Argentina. Desde lo teórico se concluyó que la AstraZeneca y la Sputnik -ambas basadas en vectores virales- deberían ser potencialmente combinables. Pero hasta ahora no contamos con evidencia médica sobre esa mezcla, y por eso no se sugiere recurrir a esquemas mixtos. La recomendación actual de Conain es no avanzar con la intercambiabilidad hasta sumar más evidencias”.

En los ensayos de este tipo se notó alguna reactogenicidad (efectos adversos) locales extras. Y si bien a las 72 horas cesaron, también se han reportado casos muy intensos. “Se trata de un tema que hay que analizar en detalle porque puede tener que ver con los grupos etarios vacunados o con la forma de reportarlos”, detalló Aguilar.

Para Geffener en esos estudios se verificó una buena reacción inmunogénica en materia de anticuerpos. Pero para poder conocer la eficacia real de esta combinación de vacunas hay que esperar varios meses, especialmente porque son estudios realizados en países donde la circulación viral disminuyó.

Finalmente, el investigador del Conicet hipotetizó que, si bien por ahora el Ministerio de Salud de la Nación no recomienda la intercambiabilidad de vacunas, es posible que en el futuro cuando se sume más evidencia favorable haya cambios en esa política.

Enrique Garabetyan, para Chequeado.com