Home Destacada La SAP advierte: los bebés y los pequeños no deben usar tapabocas

La SAP advierte: los bebés y los pequeños no deben usar tapabocas

7155

Barbijos y tapabocas para niños: recién a partir de los 3 años de edad, según la Sociedad Argentina de Pediatria.

Cuando las autoridades sanitarias de distintos municipios y luego el Ministerio de Salud y sociedades científicas anunciaron que todas las personas podrían o deberían usar cubiertas de tela, tapabocas o barbijos caseros, para evitar la propagación del nuevo coronavirus, gran cantidad de personas en todo el mundo emprendieron la confección de máscaras caseras y los pediatras comenzamos a observar su utilización en niños pequeños pese a las recomendaciones oficiales de no usarlas en menores de 2 años.

Alcanza solo una pequeña búsqueda en sitios de venta on line para encontrar numerosas ofertas. La asfixia involuntaria es la principal causa de lesiones y muerte en los bebés. La mayoría de las veces ocurre mientras los bebés duermen, pero una máscara facial de tela también podría afectar la respiración.

las máscaras faciales en bebés y niños para protegerlos del coronavirus podría ser mortal

Las máscaras podrían dificultar la inhalación y la exhalación para los niños menores de dos años dado que tienen vías respiratorias más pequeñas, tienen que trabajar más para absorber oxígeno a través de una máscara y pueden reinhalar el dióxido de carbono espirado, y si pueden advertir la dificultad para respirar, no pueden comunicarse fácilmente si tienen problemas para respirar y no pueden quitarse la máscara lo que podría provocar asfixia.

Un ajuste ceñido le dará menos acceso al aire, y un ajuste holgado no proporcionará mucha protección.

También existe el riesgo de que el bebé intente quitarse una máscara o enganches en sitios salientes y que la máscara y sus cintas se enreden pudiendo causar lesiones por atrapamiento o ahorcamiento.

CUANDO Y DONDE USAR
El empleo de mascarilla higiénica es recomendable recién a partir de los 3 años. Para que la mascarilla sea efectiva, debe utilizarse correctamente. Tanto la colocación, como el uso y la retirada de la mascarilla en los niños debe estar siempre supervisada por un adulto.

Usarla en lugares públicos donde es difícil mantenerse a más 2 metros de distancia de otras personas, en lugares cerrados y de aglomeración: (transporte público, supermercados, bancos o farmacias en una tienda de comestibles o farmacia) y en áreas donde el virus se ha propagado rápidamente.

Para los niños más pequeños que pueden no entender por qué no pueden correr hacia las personas o tocar cosas que no deberían, el mejor enfoque es mantenerlos en casa y en espacios alejados de otras personas y superficies comunes.

Una razón por la cual los niños pueden encontrar las máscaras desconcertantes es que la capacidad de reconocer y leer caras es mucho más débil en los niños pequeños de lo que será en la adolescencia. Alrededor de los 6 años, los niños comienzan a desarrollar estas habilidades, pero, no es hasta que tienen alrededor de 14 años que alcanzan los niveles de habilidad para adultos al reconocer rostros.