Home Destacada Un argentino candidato a dirigir la entidad internacional que regula la salud animal

Un argentino candidato a dirigir la entidad internacional que regula la salud animal

409
Entrevista. Veterinario Luis Barcos, candidato argentino a idirigir la OMSA | Daniel Rubini
Entrevista. Veterinario Luis Barcos, candidato argentino a idirigir la OMSA | Daniel Rubini
  • El Dr. Luis Barcos es un reconocido veterinario con amplia experiencia en los sectores privado y público nacionales. Sería el tercer argentino en dirigir un organismo internacional

El doctor Luis Barcos tiene una sólida y larga experiencia laboral en un área clave para el comercio internacional, los negocios y la salud pública. Y ahora está cerca de de coronar su carrera si gana las elecciones que lo pondrá como un funcionario a cargo de un organismo clave para la gobernanza global: es uno de los dos candidatos al cargo de Director General de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA), en las elecciones que tendrán lugar en mayo, en París.

Si el 28 de mayo, fecha de la elección, logra la mayoría de los votos de la asamblea de la OMSA; este reconocido veterinario entrerriano se convertirá en el tercer profesional argentino responsable de dirigir un organismo internacional de prestigio global. Se uniría a Rafael Grossi, Director de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (OIEA) y Celeste Saulo, la científica argentina  que preside la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Conocimiento para una producción sustentable

Entrevistado por PERFIL, este exdirector del Servicio Nacional de Sanidad Animal –SENASA– y profesor de la Facultad de Veterinaria de la UBA, tuvo una larga carrera de campo, durante dos décadas antes de iniciar su trabajo oficial. Ahora es, hace ya varios años, representante regional de la OMSA. Y desde la sede central del Senasa, Barcos le explicó a este diario las claves de su posible futuro cargo intergubernamental. “La organización acaba de cumplir 100 años y –si nos eligen– sería la primera vez en su historia que tenga un presidente que no es francés”, explicó.

Pero ¿de que se ocupa la OMSA? “Nació tras una epidemia de peste bovina que ocurrió a principios del siglo XX, por unos animales que estaban en tránsito. Desde entonces, su función es regular y armonizar entre los países miembros –son 183– las estrictas reglas que hacen al seguimiento, control y prevención de la salud de los animales. Esto incluye desde las exportaciones de ganado a las normativas a seguir cuando una persona quiere viajar con una mascota a otro país. Y, en los últimos tiempos, ha crecido mucho la importancia de las indicaciones respecto al bienestar animal.

“Cualquier comercio internacional de carne, leche, huevos, miel u otros productos animales requiere cumplir ciertas reglas técnicas de sanidad. Armonizar y actualizar esos cuerpos normativos para saber cómo se previenen contagios y epidemias, es una de las ocupaciones de los profesionales de la OMSA”, detalló.

Otro pilar del trabajo es difundir en todos los países, de forma rápida, alertas sanitarias sobre el avance y retroceso de brotes y enfermedades epizoóticas, como lo que ocurrió recientemente con la influencia aviar, brucelosis o fiebre aftosa entre muchas otras. O sea vigilancia epidemiológica. No es un tema menor porque casi el 70% de las enfermedades que sufrimos los humanos provienen de los animales.

También coordina el trabajo de los científicos que estudian temas como la resistencia a los antibióticos o vacunas o kits de detección, para detectar virus y prevenir epidemias entre animales y mejorar la normas de bioseguridad. Además, se dedica a la capacitación de veterinarios en estas temáticas.

En los últimos tiempos, el bienestar animal tomó una mayor importancia internacional y por eso los profesionales de la OMSA intervienen en la elaboración de nuevas recomendaciones que aseguren que los animales son tratados con dignidad y respeto. Y lo mismo ocurre con la necesidad de mejorar el comercio de animales dado que, en los próximos años, se calcula que el mundo duplicará, en tres décadas, su demanda de alimentos.

Enrique Garabetyan
.

* Las imágenes de Neomundo se capturan y editan con un dispositivo Motorola G 41