Home Destacada Cómo elegir el repelente de insectos adecuado para cada chico

Cómo elegir el repelente de insectos adecuado para cada chico

1153

​Llegó el verano, la estación favorita para muchos porque permite disfrutar del aire libre y en particular para los niños/as los que salen a jugar caminar y trepar con la familia o amigos.

Otros que se suman son los insectos por lo cual es necesaria la prevención de las picaduras ya que constituyen el vehículo perfecto para la entrada al organismo de bacterias o virus, ya sea por la producción de reacción alérgica con rascado posterior y lesión de la piel o porque el insecto al picar inyecta los patógenos.

Que enfermedades transmiten

Las enfermedades transmitidas por mosquitos incluyen: Dengue, Zika, Fiebre Amarilla, y otras enfermedades causadas por las picaduras garrapatas como la enfermedad de Lyme. Además, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC), cada vez hay más enfermedades transmitidas por los insectos.

Una forma de proteger a su hijo de las picaduras de insectos es mediante la utilización de repelentes pero para eso es importante aprender cual es la manera correcta y segura de usarlos.

Se aplican sobre las zonas expuestas del cuerpo en forma de: lociones, cremas, vaporizadores, roll-on, toallitas impregnadas, a través de los cuales, los principios activos son depositados sobre la piel.

Generalmente aseguran una protección de 4 a 8 horas después de su aplicación

Hay que tener claro que los repelentes evitan las picaduras producidas por mosquitos, garrapatas, pulgas y moscas pero no brindan protección contra insectos que tienen aguijón como abejas, y avispas.

Tipos de repelentes

Se encuentran disponibles en el mercado local diferentes tipos de repelentes clasificados según su origen en: sintéticos o derivados de plantas. Los químicos sintéticos más comúnmente utilizados son: DEET (N,N– dietilmeta-toluamida), IR3535 (ethylbutylacetylaminopropionato) y Picaridina. Entre los derivados de plantas: Aceite de limón eucalipto, Citridiol (p-menthane3,8- diol, PMD), Citronella y Permetrina esta última puede ser utilizada sobre mosquiteros o aplicado sobre la ropa.

El DEET (N N-diethyl-m- toluamida) conocido comúnmente como OFF® es el más representativo y eficaz. Cuanto mayor es la concentración, más larga es la duración de la protección (20-50%: 6-12hs de protección). Un producto con DEET al 10% protege durante 2-3 hs aproximadamente, en cambio al 25% la protección es de 6 hs. en promedio.

Cuando se usan en niños, los repelentes de insectos no deben contener DEET a más del 30 %. No se recomiendan los repelentes de insectos para los niños menores de 2 meses de edad.

¿Sirven los repelentes naturales?

En relación a los repelentes naturales, se consideran seguros, pero son poco eficaces. La mayoría mantienen alejados a los insectos solo por poco tiempo. Además, algunos repelentes naturales pueden provocar irritación de la piel. Se los puede utilizar excepcionalmente en los lactantes menores de 2 meses.

Uno de los compuestos más conocidos es la Citronella, cuyos principales inconvenientes son su limitado efecto como repelente y que no tiene una acción duradera en el tiempo.

Hay otros insecticidas comercializados desde el año 2009 y a partir de la epidemia de dengue, como los brazaletes de silicona conocidos como “pulsera repelente”. Estos productos se colocan en las muñecas o tobillos y llevan impregnado aceite de origen vegetal de citronella o eucaliptus, que funciona como repelente natural. La “pulsera” no posee una acción específica sobre un tipo de insecto en particular y tiene una eficacia limitada.

En cuanto a los efectos adversos, de todos los repelentes en su mayoría son locales. El que se asocia con mayor irritación cutánea y ocular es el DEET. La Picaridina presenta un mejor perfil de tolerancia.

12 Tips

• Elija productos en forma de barras, lociones o aerosoles no presurizado.

• Lea la etiqueta y siga todas las instrucciones y precauciones.

• Aplique repelente solo en la parte externa de la ropa de su hijo y en la piel que queda expuesta, no debajo de la ropa.

• Use únicamente la cantidad de repelente necesaria para cubrir la ropa de su hijo y la piel que quede expuesta. Los repelentes como DEET solo deben aplicarse una vez al día.

• Los repelentes en aerosol deben usarse al aire libre para evitar inhalarlos.

• Cuando su hijo regrese al interior de la casa lave la piel de su hijo con agua y jabón para quitarle el repelente que le haya quedado y lave la ropa antes de que la vuelva a usar.

• Mantenga los repelentes fuera del alcance de los niños pequeños para reducir el riesgo de intoxicaciones por ingesta.

• No aplicar el repelente en heridas o piel irritada

• No rociar productos con DEET directamente a la cara. Rociar las manos y después frótarlas cuidadosamente sobre la cara, evitando los ojos y la boca.

• No permitir que los niños pequeños se apliquen ellos mismos el repelente.

• Si se utilizan protectores solares, éstos deben aplicarse ANTES del repelente, teniendo en cuenta que su eficacia se verá afectada (se recomienda usar productos con alto índice de protección solar).

• Recuerde que el producto más eficaz contra las garrapatas es la permetrina. Esta no debe aplicarse en la piel sino en la ropa de su hijo. La permetrina también se puede aplicar al equipo de campamento, como bolsas de dormir o tiendas de campaña.

OTRAS MEDIDAS DE PREVENCIÓN DE PICADURAS

Vestimenta: Utilizar ropa de manga larga y pantalones largos (de color claro) siempre que el niño se encuentre en el exterior, a fin de cubrir las zonas expuestas.

Elementos de protección ambiental en el hogar:
• Barrera mecánica: Utilizar tul sobre las cunas
Uso de mosquiteros en las puertas y ventanas impregnados con permetrina
Uso de ventiladores de techo

• Químicos: Repelente de insectos ambiental (los que se enchufan contienen un piretroide) a no menos de 1,5 metros de donde se encuentra el bebé.

Dra Raquel Piazza, pediatra