Home Destacada Disminuye la circulación del coronavirus y ¿vuelve la gripe?

Disminuye la circulación del coronavirus y ¿vuelve la gripe?

949
La OMS calcula que las epidemias anuales causan 3 a 5 millones de casos graves
La OMS calcula que las epidemias anuales causan 3 a 5 millones de casos graves.
  • Todo lo que hay que saber sobre el posible regreso de los casos influeza en el otoño e invierno de 2022.
  • Precauciones, vacunas y cuidados.

Con la llegada de los primeros días de características otoñales nos transportamos a esa estación. Si bien seguimos transitado la pandemia por SARS-CoV-2 que modificó sin duda alguna, durante los dos años anteriores, la circulación de virus respiratorios como influenza, sincicial respiratorio, parainfluenza, adenovirus a niveles inesperadamente bajos, el regreso paulatino a la “nueva normalidad” permitió la detección de casos de Influenza cepa A (H3N2) en países limítrofes.

Por lo cual es un buen momento para recordar algunos aspectos de esta virosis.

La gripe es una enfermedad viral producida por el virus Influenza que pertenece a la familia Orthomyxoviridae. Presenta un patrón estacional (epidémica) y es de fácil propagación ya que se transmite rápidamente por las gotitas (aerosoles) que se desprenden al hablar, al toser o estornudar, desde las personas infectadas a las personas cercanas.

Generalmente la infección dura 7 a 10 días. El periodo de incubación de varia de 1 a 4 días con un promedio de 2 días. Se manifiesta por la aparición súbita de los siguiente síntomas:

  • fiebre alta,
  • dolores musculares,
  • cefalea,
  • decaimiento,
  • tos seca,
  • dolor de garganta,
  • rinitis.

La mayoría de los enfermos tienen buena evolución y se recuperan, sin embargo en pacientes con comorbilidades las posibilidades de complicaciones son elevadas. Y no hay que confudirla con otras patologías.

Tipos de virus de influenza

Se conocen cuatro tipos de virus: A, B, C y D. Los dos primeros causan la mayoría de las enfermedades en humanos y son responsables de las temporadas de gripe cada otoño-invierno. Dentro de los virus influenza A, los del subtipo A (H3N2) presentan cambios antigénicos menores “drift”, lo que lleva a que sea monitoreado con más frecuencia. Mientras que los virus de influenza B se clasifican en dos linajes: B/Yamagata y B/Victoria. Los virus de tipo C originan cuadros suclínicos y los virus de tipo D afectan principalmente al ganado.

En relación a la estructura viral, este virus es circular, compuesto por una envoltura que contiene las glicoproteínas hemaglutinina (HA) y neuraminidasa (NA) que actúan como antígenos. En el interior se encuentra el genoma (ARN dividido en 8 fragmentos). La función de la H es adherirse a una molécula llamada acido siálico, que está en la membrana de célula respiratoria y que permite la entrada del virus a su interior donde se reproduce formando viriones. La función de la N es romper la unión de los viriones que están el superficie de la célula humana adheridos al acido sialico. Al romper esa unión los viriones se liberan para infectar a otras células y a su vez despiertan la respuesta inmune.

La nomenclatura de los virus influenza humanos incluye, tipo de aislamiento, localización geográfica donde se aisló, un número de identificación del laboratorio, y para los virus influenza A, el subtipo de HA y NA (ej.H/ A/Darwin/9/2021(H3N2).

El coronavirus “piso” a los otros virus respiratorios 

Por la pandemia por SARS-CoV-2 y la implementación de medidas de mitigación, como las restricciones de viajes, el uso de máscaras y distanciamiento social se obtuvo un bajo nivel de circulación de la mayoría de los virus respiratorios. La prevalencia de influenza antes del Covid-19 oscilaba entre el 10- 20 % en la población adulta y entre el 20 al 45% entre los niños.

La hospitalización y la muerte son más frecuentes en grupos de alto riesgo

Las tasas de hospitalización en menores de dos años son similares a las de los adultos de 65 años; así mismo, las tasas de hospitalización y morbilidad por complicaciones como bronquiolitis y neumonía, son mayores en niños con patología de base.

Algunas cifras reflejan la importancia que tienen las infecciones por este agente viral. La OMS calcula que las epidemias anuales causan 3 a 5 millones de casos graves y 290.000 a 650.000 muertes alrededor del mundo. Con estos datos en mano, la mejor forma de prevenir esta infección es mediante el lanzamiento de campañas de vacunación por parte de las autoridades de salud pública, a principios de cada otoño, para incentivar a la población a vacunarse.

Las vacunas antigripales son más eficaces cuanto mayor es la coincidencia entre los virus circulantes y los virus vacunales. Debido a la naturaleza cambiante de Influenza, el Sistema Mundial de Centros Nacionales de Gripe y Centros Colaboradores de la OMS hacen un seguimiento continuo de las cepas gripales circulantes y anticipan cual será la composición de las vacunas para la próxima temporada. Este procedimiento se hace dos veces al año. La primera actualización es en febrero, para la temporada de gripe en hemisferio norte y la segunda actualización en septiembre donde se recomiendan las cepas que integraran las vacunas para la temporada en hemisferio sur.

Tipos de vacunas

Tradicionalmente las vacunas fueron trivalentes (dos cepas de A y una cepa de B) pero desde hace unos años la vigilancia epidemiológica permitió identificar la circulación de dos linajes diferentes de virus B durante las temporadas, por lo cual se recomienda la incorporación del segundo linaje del tipo B para brindar mayor protección. Las nuevas vacunas constan de cuatro cepas dos cepas de A y dos cepas de B (cuadri o tetravalente). Se administran por vía IM o SC y los primeros anticuerpos se detectan entre los 10 y 14 días postaplicación.

Droga antiviral Covid 19
Un momento crucial.

Actividad 2022 de Influenza en América Latina

Bolivia Colombia y Perú informaron un aumento de la actividad de influenza asociada con las detecciones de A (H3N2). Paraguay, Uruguay, Chile y Brasil reportaron actividad de influenza en aumento a niveles pre-pandémico con neto predominio de influenza A (H3N2). Este incremento de la detección de influenza se ha favorecido por la mayor movilidad de la población y la flexibilización de las medidas de salud pública implementadas en la respuesta a la pandemia de COVID-19.

Composición de las vacunas antigripales 2022 Hemisferio Sur

Se recomienda que las vacunas tetravalentes para usar en la temporada de influenza del hemisferio sur de 2022 contengan las siguientes cepas:

Vacunas de virus inactivados cultivados en células de embrión de pollo
• un virus similar a A/Victoria/2570/2019 (H1N1)pdm09;
• un virus similar a A/Darwin/9/2021 (H3N2);
• un virus similar a B/Austria/1359417/2021 (linaje B/Victoria); y
• un virus similar a B/Phuket/3073/2013 (linaje B/Yamagata).
Vacunas de virus inactivados cultivadas en células de mamíferos (Flucelvax Quadrivalent®)  o vacunas recombinantes (Flublok®)
• un virus similar a A/Wisconsin/588/2019 (H1N1)pdm09;
• un virus similar a A/Darwin/6/2021 (H3N2);
• un virus similar a B/Austria/1359417/2021 (linaje B/Victoria); y
• un virus similar a B/Phuket/3073/2013 (linaje B/Yamagata).
Se recomienda que las vacunas trivalentes contra la influenza para usar en la temporada de influenza del hemisferio sur de 2022 contengan lo siguiente:

Vacunas de virus inactivados cultivados en células de embrión de pollo
• un virus similar a A/Victoria/2570/2019 (H1N1)pdm09;
• un virus similar a A/Darwin/9/2021 (H3N2); y
• un virus similar a B/Austria/1359417/2021 (linaje B/Victoria).
Vacunas de virus inactivados cultivadas en cultivos celulares de mamiferos o vacunas recombinantes
• un virus similar a A/Wisconsin/588/2019 (H1N1)pdm09;
• un virus similar a A/Darwin/6/2021 (H3N2); y
• un virus similar a B/Austria/1359417/2021 (linaje B/Victoria)

¿Cuáles son los grupos de riesgo para complicaciones graves de la gripe?

• Adultos a partir de 60 años de edad
• Embarazadas en cualquier trimestre del embarazo
• Niños a partir de los 6 meses y hasta los 36 meses
• Afecciones neurológicas o del neurodesarrollo
• Trastornos sanguíneos (como anemia falciforme)
• Enfermedades pulmonares crónicas (asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y fibrosis quística)
• Diabetes
• Enfermedades cardíacas (como cardiopatías congénitas, insuficiencia cardíaca congestiva y enfermedad coronaria)
• Enfermedades renales crónicas
• Insuficiencia hepática
• Trastornos metabólicos (como trastornos metabólicos congénitos y trastornos mitocondriales)
• Obesidad
• Personas con inmunodeficiencias adquiridas o congénitas que requieren corticoides u otros tratamientos que debilitan la respuesta inmune
• Personas que hayan tenido un accidente cerebro vascular
Eficacia
Estudios realizados por los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) han demostrado que la vacuna contra la influenza reduce el riesgo de enfermarse entre un 40 % y un 60 % y depende de la similitud entre las cepas circulantes y las contenidas en las vacunas. Otro factor que modifica la eficacia es el estado inmunológico y la edad del paciente.

Efectos Adversos de las vacunas
Los más comunes son leves y transitorios y en líneas generales duran entre 2 y 3 días.
• Dolor, enrojecimiento o inflamación donde se administró la inyección
• Dolor de cabeza
• Fiebre más de 37.5°C
• Dolores musculares

Algunas pocas contraindicaciones:
• Antecedentes de reacción alérgica grave (como shock anafiláctico) a alguno de los componentes de la vacuna o a una dosis anterior de cualquier vacuna contra la influenza

Precauciones:
• Enfermedad moderada o grave con o sin fiebre.
• Antecedentes del Síndrome de Guillain-Barré dentro de las 6 semanas de haber recibido la vacuna contra la influenza.

Dra Raquel Piazza, pediatra