Home Neosalud Hasta el 15 % de los chicos puede padecer apnea del sueño

Hasta el 15 % de los chicos puede padecer apnea del sueño

58

Pero es un problema normalmente asociado solo con adultos y hay una enorme tasa de subdiagnóstico

(www.neomundo.com.ar) Los niños son sometidos a un diagnóstico insuficiente para la respiración con trastornos del sueño (TDS), que incluye la apnea obstructiva del sueño (OSA). Y los síntomas pueden atribuirse erróneamente a problemas de comportamiento, según una investigación publicada en la revista científica Journal of the American Osteopathic Association.

La apnea del sueño y otras patologías relacionadas pueden causar un daño duradero al desarrollo del cerebro durante años cruciales de su maduración. Como resultado, se resaltó en el trabajo que los niños que tienene TDS pero no están diagnosticados, utilizan la atención médica un 226 % más que la población general.

Hasta el 15 % ciento de todos los niños pueden tener algún tipo de desorden de la respiración durante el sueño. Sin embargo, el 90 % no está diagnosticado. Y, además, cuando los médicos los encuentran, suelen atribuir erróneamente los síntomas de esta patología del descanso a problemas psicológicos o emocionales.

“Los niños que tienen problemas de conducta o se sospecha que tienen TDAH en realidad podrían estar sufriendo de una falta crónica de sueño reparador”, dice John White, coautor de este estudio.

Los investigadores explican que el desarrollo neurocognitivo, la regeneración celular y el crecimiento de tejidos y huesos se producen durante la etapa de sueño profundo. Sin embargo, cuando la respiración está obstruida en la vía aérea superior, el cerebro cambia de sueño profundo a ligero para reanudar la respiración normal, a excepción de la mente y el cuerpo de procesos restaurativos críticos.

SINTOMAS A TENER EN CUENTA

Los síntomas de estas patologías en niños incluyen ronquidos, sueño inquieto, somnolencia excesiva, rechinar los dientes y apretar la mandíbula, migrañas, enuresis e irritabilidad.

Si se sospecha de su presencia, White propuso que los padres hagan una consulta con un equipo multidisciplinario.

“Muchos problemas de las vías respiratorias provienen de la estructura de la mandíbula deficiente”, dice White. “Y la lengua es crucial para dar forma a la boca, la mandíbula y la cavidad nasal”.

Para los niños diagnosticados con estas patologías la primera línea de tratamiento puede ir desde extirpar las amígdalas y las adenoides del a emplear un expansor maxilar de ortodoncia, entre otras opciones.

“Una vez que identificamos que el chico tiene apnea del sueño, los tratamientos suelen ser eficaces. El desafío es detectarlo a tiempo”, dice White. “Los primeros años son críticos para el desarrollo del cerebro, por lo que es esencial que la posibilidad de esta condición esté en el “radar” de los pediatras”.