Home Destacada Alerta Omicrón: registran un incremento de internaciones pediátricas

Alerta Omicrón: registran un incremento de internaciones pediátricas

860
Chicos siendo revisados por médicos
Controles pediátricos. Si es necesario, no es bueno postergarlos ni demorar la vacunación. Designed by pressfoto / Freepik

Nuevos datos de los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) ) de los EE.UU. han revelado una tendencia preocupante: la tasa de hospitalizaciones relacionadas con COVID-19 entre niños menores de 5 años aumentó notablemente la semana pasada, mientras que la misma tasa para niños entre 5 y 17 años permaneció estable. Es de destacar que en los EE.UU. los niños reciben la vacuna anti Covid-19 a partir de los 5 años, mientras que a nivel local (en Argentina  la vacunación es a partir de los 3 años en adelante.

La alarma viene por el lado de la nueva variante ómicron que pareciera tiene cierta preferencia hacia los grupos pediátricos más pequeños en particular los menores de 4 años para los cuales en EE.UU no hay vacunas disponibles.

Si bien el conocimiento de los científicos sobre esta nueva variante aún está siendo evaluada, los expertos dicen que el aumento en las hospitalizaciones pediátricas no indica que ómicron sea más peligrosa para los niños pequeños que variantes previas.

Durante la semana del 26 de diciembre al 1 de enero, los datos de los CDC muestran que más de 5 de cada 100.000 niños hospitalizados de 0 a 4 años estaban infectados con COVID-19, que es casi el doble de la tasa reportada a principios de diciembre antes de la variante ómicron comenzara a ser dominante en ese país. Para los niños mayores, de 5 a 17 años, la tasa fue significativamente más baja, de 1.4 por 100.000.

A lo largo de la pandemia, los niños representaron una pequeña proporción del total de los ingresos hospitalarios, y las tasas de hospitalización para todos los demás grupos de edad fueron y siguen siendo mucho más altas que las observadas en la población pediátrica.

Según el Dr. Richard Malley, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas del Boston Children’s Hospital, las cifras no sorprenden si se tiene en cuenta el aumento de las internaciones que son directamente proporcionales al aumento sin precedentes de casos.

Casos incidentales de Covid

Una mirada muy acertada y precisa es la de la directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky, quien ha enfatizado que la tasa de hospitalización pueden verse distorsionadas por “casos incidentales“. Los datos de los CDC, dijo, incluyen niños que dieron positivo para COVID-19 pero que pueden estar en el hospital por otras razones. “Muchos niños son hospitalizados con COVID y no por COVID”, señalo Walensky en diciembre.

De acuerdo a la opinión del Dr. Santhosh Nadipuram, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas del Centro de Salud Infantil Maxine Dunitz de Cedars-Sinai en Los Ángeles, la mayor parte de las veces, las internaciones se producen porque los niños necesitan atención de apoyo, como oxígeno, hidratación y control por parte de un equipo de profesionales mientras luchan contra la infección.

El Covid-19 y otras enfermedades

Cuando se producen infecciones graves en los niños, tienden a afectar a aquellos con afecciones subyacentes, como obesidad, diabetes, problemas cardíacos y asma entre otras. Según Nadipuram, los síntomas que deberían llevar a los padres a consultar a una guardia pediátrica incluyen: dificultad para respirar, fiebre, deshidratación e irritabilidad extrema o fatiga.

“Sin minimizar lo angustiante que puede resultar que un niño sea hospitalizado con COVID, en general, esos niños no se ven gravemente afectados. La mayoría de ellos no están gravemente enfermos como los adultos que vemos con COVID-19″, concluyó el infectólogo

Sin embargo, los pediatras permanecen en alerta en relación a la probable aparición de Síndrome Inflamatorio Multisistémico (MIS-C), una enfermedad que algunos niños desarrollan unas semanas después de haber sido infectados con COVID-19 y de evolución muchas veces mortal.

Al respecto, Nadipuram dijo que ómicron parece actuar de manera más rápida que las variantes anteriores. Hasta el momento actúa más como una enfermedad muy aguda, a muy corto plazo, donde se contagia y luego de 12 a 24 horas más tarde aparecen los síntomas.

Por ahora, los niños menores de 5 años en EE.UU. y de 3 años en nuestro país seguirán siendo vulnerables, especialmente mientras esperan la aprobación de la vacuna para este grupo de edad. Es poco probable que una vacuna esté disponible en el corto plazo, porque los ensayos clínicos aún están en las primeras fases de investigación.

Nuestro país también mantiene esa tendencia. Los servicios de pediatría tanto de hospitales públicos como privados han visto incrementados en las últimas semanas, la cantidad de pacientes internados, algunos de ellos con patologías subyacentes. Para los primeros días de enero el 57% de la población pediátrica entre 3 y 11 años aun no había recibido la primer dosis o completado el esquema motivo de preocupación de las autoridades sanitarias.

Mientras tanto, la directora de los CDC señaló que la clave para proteger a los niños que son demasiado pequeños para una vacuna COVID es asegurarse de que todos los que los rodean estén vacunados y reforzados.

Dra Raquel Piazza, pediatra